Compartir

El amor de madre trasciende fronteras y su sacrificio por dar a luz no tiene precio. La historia de hoy quizá te haga botar un par de lágrimas.

Esta historia nos muestra o mejor dicho, nos narra la historia de una madre que falleciócuando su pequeñito nació. El embarazo fue de alto riesgo y el parto también lo sería le dijeron los médicos.

Las complicaciones del parto fueron tales que los médicos le dijeron que solo tenía una opción, salvarse ella o al bebé. Sin pensarlo ella decidió salvarle la vida a su pequeño, al mismo tiempo pidió que en caso de lo peor el padre fuera el encargado de cuidar a su hijo.

Lamentablemente la madre no logró sobrevivir al parto y murió al tan solo nacer el pequeño. Pero justo cuando todo estaba perdido un milagro de Dios sucedió y como si fuera una historia de otro mundo algo extraño sucedió.

Los médicos pusieron a la bebé en el pecho de la madre ya fallecida, la pequeña lloraba y de pronto los ojos de la madre que clínicamente ya estaba fallecida se abrieron y la madre empezó a luchar por su vida.

Cuando vio a su pequeña lloró sin cesar y le dio gracias a Dios por permitirle esta segunda oportunidad y poder disfrutar de su pequeño angelito.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here