Compartir

El maltrato animal comprende comportamientos que causan dolor innecesario o estrés al animal. Los mismos van desde la negligencia en los cuidados básicos hasta el asesinato malicioso. Por esta razón y para evitarlo en diciembre de 2014, el estado de Nueva York promulgó una ley que evita los tatuajes en animales y las perforaciones en mascotas.

Es muy probable, dependiendo de a dónde llegue la locura humana, se comience a implementar esto en otras partes del mundo. Y justo cuando empezamos a creer que lo hemos visto todo, diferentes personas se empeñan en ir más allá de aquello que podríamos imaginar.

Por ejemplo, lucir un tatuaje se ha vuelto casi una moda entre los jóvenes, aunque en realidad no es algo nuevo. Pero hay personas a las que se les va la mano y deciden hacerlo a un animal o peor aún a su mascota quien se supone debería ser un miembro más de la familia que deberías proteger a toda costa.
Resulta sorprendente ver que esto ocurra…

Pues es tan fuerte el vínculo que creamos con nuestros perros y/o gatos, que nos negamos a creer que algo como esto se esté volviendo cada día más común.

Una físico culturista ucraniana llamada Elena Ivanickaya le hizo un tatuaje a su gato esfinge.

La foto que compartió en su cuenta de Instagram, muestra al animal con unas alas egipcias tatuadas en su pecho.

Según Daily Mail, el gato estuvo anestesiado durante todo el proceso.

Pero esto no le sirvió de excusa, pues muchos de sus seguidores expresaron su repulsión a esta acción. 

Su indignación los llevó a acusarla de maltrato animal por someter al gato a semejante tortura.

Una usuaria de Instagram llamada Inna Milovanova dijo:
“Sería mejor tatuar su frente con un tatuaje que diga ‘idiota’ y romperle un dedo por torturar a un indefenso animal, pobre gatito”.

Otro usuario comentó:
“No puedes torturar a los que son más débiles que tú, no es un juguete, es un ser viviente. Ella no pidió tener un tatuaje en el pecho“.

Elena quiso defenderse exclamando que el gato está en buenas manos.

Y para continuar justificándose aseguró que:
“Come ostras, tiene su propia cuenta de Instagram y lleva un mejor estilo de vida que quienes se están quejando.”

De hecho comentó que había obtenido el consentimiento de un veterinario…
“Verifiqué con el veterinario antes de hacerle un tatuaje y ellos estuvieron de acuerdo y un veterinario estuvo presente mientras realizaban el tatuaje, así que todo estaba bajo control”, explicó.

Por otro lado, agregó que el gato es tratado con “amor y cariño”.

De hecho, aclaró que el tatuaje se hizo sobre la capa superior de la piel y que se usaron agujas de 1 y 2 milímetros.

Sin embargo, la policía aseguró que de comprobarse que hubo tortura animal, se abriría un caso. 

A pesar de que nuestra proximidad con animales como gatos y perros es mayor.

No podemos olvidar que al igual animales de ganado sufren, pues se les suele por ejemplo, hacer argollas, tatuajes y hasta se queman para poner una identificación.

¡Esto sucede todos los días!

Así que ya va siendo hora de que pensemos bien en lo que hacemos como humanos.

Debe hacerse énfasis en que la detección, prevención y tratamiento de la violencia hacia los animales es un acto de humanidad en sí mismo.

En relación al ser humano, los animales son criaturas que se encuentran en un nivel de inferioridad dentro de la escala evolutiva.

Y esto nos hace responsables de su bienestar.

Ya que tener supremacía lleva consigo una obligación, una responsabilidad, que es la de cumplir como guardián de las especies inferiores en términos intelectuales.

Si realmente queremos combatir la violencia…

Una parte de nuestra lucha debe estar dirigida a erradicar el maltrato a otros seres vivos.

¿Crees que esta chica merece un castigo? COMENTA y no olvides COMPARTIR esta nota con todos tus amigos.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here